• info@cocinarsincarbohidratos.com
  • 951 88 68 06

Tag Archives: salud

  • 0
Snacks sin carbohidratos

Los mejores Snacks sin carbohidratos

Tags : 

Hasta ahora hemos hecho hincapié en los desayunos, comidas y cenas. Esas recetas que son algo más elaboradas y que como mejor se comen son recién hechas, calentitas y en familia o amigos. Pero creo que nos hemos olvidado de lo que serían nuestros mejores aliados en ‘épocas de guerra’, los que siempre están con nosotros en soledad, acompañándonos en cualquier circunstancia por muy deprisa que vaya nuestro día, me estoy refiriendo a los snacks, deliciosos snacks sin carbohidratos 100% sanos y nutritivos “made home”.

Quien haya leído el libro de Carlos Abehsera –Adelgazar sin Milagros-, sabrá que es muy importante realizar al menos 5 comidas al día, y quien se haya ojeado bien nuestro libro comprenderá que todas las recetas están especialmente encaminadas a que podamos calcular todos y cada uno de los nutrientes que vamos a ingerir en cada una de estas comidas. Porque más que un recuento de calorías es un recuento de las proteínas, grasas y fibra que podemos ingerir y que son los que nos van a ayudar a superar el día con energía, agilidad y habilidad. Y es que, ¿qué son las calorías al fin y al cabo? Digamos que un recuento de todos los micro y macro nutrientes que incluye ese ingrediente o lista de ingredientes de una receta. Puesto que no es lo mismo tener 450 kcal. de un Bollicao que 450 kcal de una deliciosa y casera barrita energética, tampoco son las mismas calorías 30 g  de unas patatas fritas que 30 g de unas cortezas de cerdo o las calorías de unas galletas comparadas con las de un bizcocho casero.  En todas estas opciones quizás podremos tener menos calorías en un alimento, vacío en grasas y proteínas, pero repleto de carbohidratos y grasas hidrogenadas que es lo que verdaderamente nos va a hacer engordar, hinchar y sentir malestar frente a ese doble o triple de calorías llenas de proteínas, grasas y fibras que nuestro cuerpo necesitará y utilizará para nuestro correcto funcionamiento.

Además, el peso y la cantidad orientativa que nos ponen como ración son para echarse a reír. He querido comparar algunos de los snacks que solemos tener en casa y que utilizamos por esa facilidad para comer, preparar y llevar. Unos ganchitos, muesli y unas galletas supuestamente sanas sin azúcares y ricas en fibra.  Como dice el dicho ‘vale más una imagen que mil palabras’, os dejo con unas cuantas comparaciones, pesadas al milímetro para que veáis la supuesta cantidad que nos indican los fabricantes  como idónea para una ración para que nos quedemos tan panchos y sin hambre hasta la siguiente comida,  que suele ser unas 4 o 5 horas después si seguimos la tradicional dieta de desayuno, comida, merienda y cena.

Snacks sin carbohidratos

 Muesli Vs Sándwich

Si tuviese que desayunar el escueto tazón  de muesli rellenándolo con lo que serían unos 100 ml de leche se me quedaría anclado a los dientes y la ansiedad por comer y querer saciarme aumentaría por segundos, incrementando mi ‘mala leche’ y por consiguiente guardando ansiedad, atracando con todo lo que vea por delante para la hora de comer, surgiendo de esta forma el famoso atracón en la comida. No tenía cereales por casa, pero si vieseis los 30 g que se indican para los niños estos se comerían hasta el tazón incluyendo la cuchara, sin decir tiene que lo único que habrían ingerido sería agua con azúcar.  Si en lugar de eso optamos por un sándwich de queso y pavo elaborado con pan bajo en carbohidratos y rico en proteínas y fibra, que como veréis he calculado que su peso fuese el mismo que el tazón de muesli, el volumen cambia. Pero sobre todo cambiamos esa sensación de saciedad y los nutrientes aportados. Este snack tan sencillo de hacer y que podemos rellenar con lo que queramos (huevo, mayonesa, carne, queso…) es una opción sorprendentemente más saludable que el tradicional muesli o cereal y que podemos llevar al trabajo o a cualquier parte.

Snacks sin carbohidratos

Bizcocho chocolate Cocinar sin Carbohidratos Vs Galletas Digestive

Otra maravillosa opción para llevar a donde queramos y realizar otra de nuestras comidas diarias es el fabuloso bizcocho proteico de chocolate que podemos encontrar en el libro. Un snack con TRES VECES MENOS de CALORÍAS que cuatro galletas digestive con chocolate y TRES VECES MÁS NUTRITIVAS, puesto que la cantidad de proteínas de calidad en una ración son de 11 g frente a 4 g de proteínas de dudosa procedencia de las galletas.

Snacks sin carbohidratos

Ganchitos Vs Cortezas

Otro de los snacks que no podíamos olvidar es el favorito de todos –adultos, niños, adolescentes-, no hay quien se escape a esta explosión de sabor, bienestar y placer que nos ofrecen unas patatas fritas, ganchitos o cualquier otro aperitivo de patata.  Como bien podéis apreciar el volumen de unos 10 g de ganchitos es ridículo y la ración ideal a manos del fabricante es de unos 25g de producto, vaya, añadamos unos 14 ganchitos más y tendremos una ración con la que podemos sentirnos satisfechos sin necesidad de querer más… A su lado, unas cortezas de cerdo que le doblan en volumen con el mismo peso…nutritivas, saciantes, grasa natural, ricas en proteínas y sin azúcares o carbohidratos.

En el libro podéis encontrar toda una sección dedicada a estos pequeños tentempiés tan fáciles de preparar como de llevar. Unos pequeños bocados que harán de esas horas muertas y aburridas de trabajo algo más llevaderas con un pequeño tentempié que nos supla alguna de las 5 o 6 comidas que vayamos a realizar en el día. Una alternativa a un plato de carne o pescado para comer rápidamente que nos hará sentir nutridos y llenos de energía con el consiguiente placer de tomar algo que hemos elaborado con nuestras manos, solos, con la pareja o jugando con los niños.

No te saltes comidas si estás fuera de casa, prepara y lleva siempre contigo tus snakcs sin carbohidratos favoritos.

Consigue más artículos y recetas sin carbohidratos en tu email

Para recibir en tu correo electrónico las nuevas recetas y novedades del libro Cocinar sin Carbohidratos déjanos tu dirección de email aquí. Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic y es absolutamente gratuito.


  • 0
Beneficios de la alimentación sin carbohidratos para la salud

La cocina sin carbohidratos y la salud

Tags : 

Beneficios de la alimentación sin carbohidratos para la saludUno de los mitos más habituales acerca de la nutrición es pensar que comer bien, disfrutando de una gran variedad de alimentos, está reñido con tener buena salud. Muy al contrario, la buena salud es una consecuencia directa -entre otras cosas- de llevar una adecuada alimentación, variada, rica en nutrientes de calidad. Y aquí la palabra importante es precisamente “nutrientes”. Aunque aprendemos en la escuela que los nutrientes principales son 3, las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo cierto es que nutrir, lo que se dice nutrir, sólo nutren los dos primeros. Los carbohidratos son una fuente de energía para nuestro organismo, pero no juegan papel estructural o plástico alguno en nuestro cuerpo.

La cocina sin carbohidratos, o mejor dicho, la cocina que reduce severamente la disparatada aportación de carbohidratos que se impone en la dieta tradicional, está llena de ventajas para las personas que siguen dietas restrictivas en carbohidratos, especialmente en carbohidratos de asimilación rápida. Si aprendes a cocinar sin usar carbohidratos y evitas diariamente consumir azúcares y en general todos los carbohidratos de asimilación rápida, tu salud mejorará de manera inmediata.

Cuando dejas de comer carbohidratos y te alimentas a base de proteínas y grasas como base de la dieta, tu cuerpo comienza a extraer la energía de estos dos nutrientes, entrando en un estado que se conoce como cetosis. Al contrario de los que muchas personas piensan, la cetosis es un estado metabólico que está lleno de ventajas para nosotros. Por un lado, producimos un combustible adicional a la glucosa que algunas células utilizan de manera muy eficiente, reduciendo la temperatura  de trabajo y mejorando la efectividad del metabolismo. Tal es el caso del cerebro, que cuando se alimenta de los cuerpos cetónicos producidos durante la cetosis, mejora su rendimiento significativamente.

Anímicamente, el hecho de reducir severamente los carbohidratos en la dieta tiene un efecto energético importante. Si bien es cierto que los dos o tres primeros días pueden resultar duros y que se puede pasar por un estado de cansancio generalizado, no es menos cierto que una vez pasado este trance e iniciada la cetosis, la tortilla se da la vuelta por completo y nos ocurre justo lo contrario, que sentimos una energía y vitalidad que nos recuerda a cuando éramos niños.

A nivel estrictamente metabólico, he conocido personalmente a bastantes personas que han “reparado” su metabolismo al eliminar los carbohidratos de su dieta. Personas diagnosticadas con resistencia a la insulina, con diabetes tipo 2, con síndrome metabólico… Personas que tomaban metformina a diario y que tras comenzar a alimentarse sin carbohidratos han visto como su salud mejoraba hasta el punto de dejar por completo la medicación al tiempo que se esfumaban los síntomas que le producían unas enfermedades degenerativas que eran producto de su alimentación anterior, basada en una gran base de carbohidratos en la dieta.

Estructuralmente hablando, comer proteínas y grasas de calidad en lugar de carbohidratos vacíos, tiene un efecto inmediato en nuestro cuerpo: eliminamos grasa corporal y generamos masa muscular. Nuestra estructura cambia mucho más que nuestro peso, porque el músculo pesa aproximadamente el doble que la grasa, y nuestros cuerpos se transforman de manera radical, estilizándose, endureciéndose y en general funcionando mucho mejor.

La salud general sufre una mejoría de tal manera que los efectos de seguir una dieta sin carbohidratos se hacen notorios en prácticamente todas nuestras funciones vitales. Nuestra salud reproductiva mejora y personas que tenían problemas para tener hijos producidos por una deficiente alimentación -habitualmente por la baja ingesta de grasa de calidad que hacían- de repente consiguen el tan ansiado embarazo. Desde que comencé personalmente a comer de este modo, allá por abril de 2011, cerca ya de cinco años atrás, no he vuelto a ponerme enfermo de nada, ni un mal resfriado, ni una gripe, ni una conjuntivitis, ni una otitis… nada de nada. Algún dolor de cabeza aislado y poco más. No puede ser casualidad.

Mi alegato de hoy es que te plantees lo siguiente: nadie se ha muerto jamás por cambiar durante un par de meses su alimentación, de modo que lo más preciado que posees, que es tu vida, no está en riesgo porque hagas esta prueba que te sugerimos y comiences a comer dejando de lado la gran cantidad de carbohidratos que ingieres a diario. Lo peor que te puede pasar es que, pasadas unas semanas, no notes nada de lo que te cuento en este artículo, y por tanto decidas volver al pan, a la pasta, a las féculas, al azúcar, a los cereales y en general a la gran cantidad de carbohidratos que ingieres cada día si es que sigues la pirámide nutricional.

Si te decides a empezar, en este blog y en el blog Adelgazar sin Milagros dispones de recetas sin carbohidratos para que puedas cocinar de un modo distinto. Si te gusta lo que vas aprendiendo, ni que decir tiene que el próximo paso es hacerte con las 120 recetas de nuestro libro Cocinar sin Carbohidratos, con las que sin duda serás capaz de elaborar tus propios panes sin carbohidratos, pastas sin carbohidratos, lasañas, postres, batidos y en general cualquier plato que se te ocurra o te apetezca, porque como empecé diciendo, comer de manera variada y sabrosa no está reñido con la buena salud. Simplemente hay que saber qué ingredientes utilizar en cada momento y lógicamente, más allá de las verduras que usamos de manera habitual, los carbohidratos no son bienvenidos en nuestras recetas.

Consigue más artículos y recetas sin carbohidratos en tu email

Para recibir en tu correo electrónico las nuevas recetas y novedades del libro Cocinar sin Carbohidratos déjanos tu dirección de email aquí. Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic y es absolutamente gratuito.


  • 1
Mitos de los carbohidratos

Los 7 mitos sobre los carbohidratos

Tags : 

Todavía hay personas que me preguntan si es seguro llevar una dieta restrictiva o simplemente baja en carbohidratos. Esto es sin duda debido a la gran cantidad de mitos sobre los carbohidratos y acerca de seguir una dieta baja en carbohidratos. La pregunta que está en la cabeza de muchas personas es si es seguro y sano llevar una dieta baja en carbohidratos. Voy a intentar dar respuesta a esta pregunta despejando los 7 mitos más comunes sobre las dietas bajas en carbohidratos, y que cada uno saque sus conclusiones.

Si has llegado a esta página porque estás planteándote comenzar a cocinar usando menos carbohidratos y tienes algún tipo de temor, este artículo es para tí. Y lógicamente el libro de recetas bajas en carbohidratos Cocinar sin Carbohidratos también :).

Mito número 1: Es necesario que la dieta contenga al menos un 50% de carbohidratos.

La primera en la frente. ¿Cómo es posible que haya personas que todavía se crean esto? Si esto fuese cierto, la especie  humana se habría extinguido hace milenios. No cabe duda que hoy en día meter un 50% de carbohidratos en nuestra dieta es sumamente sencillo, pero, ¿ha sido así durante los 50.000 años anteriores? ¡Claro que no! De hecho, ni siquiera ha sido así desde hace mucho menos tiempo. El azúcar, los cereales refinados, los refrescos y los zumos de fruta, por mencionar algunas bombas glucémicas no estaban tan de moda como ahora en la antigüedad.

Mito número 2: El peligro de las dietas “hiperproteicas”.

¿Porqué si una dieta tiene una buena base de proteínas se llama hiperproteica y, sin embargo, si tiene una buena base de carbohidratos no se llama hiperglucémica? Supongo que porque a muchos les interesa usar este tipo de términos para asustar a la población cuando hablamos de proteínas y sin embargo tratan de evitar esta percepción con los carbohidratos. Lo cierto es que una dieta que sea restrictiva en cabohidratos no tiene porqué ser hiperproteica. En mi libro Adelgazar sin Milagros explico como yo seguí la Isodieta para perder 35 kilos en unos meses recuperando mi salud por completo, y lejos de ser hiperproteica, la Isodieta me permite comer exactamente la cantidad de proteína que mi organismo precisa, ni más ni menos. Ni es una dieta hiperproteica ni hipoproteica, simplemente “ISO” proteica. Eso sí, lejos de contener un 50% de carbohidratos, probablemente no llegue ni al 10%.

Mito número 3: Las dietas proteicas dañan el riñón.

Incluso cuando hablamos de dietas proteicas en lugar de hiperproteicas, siguen existiendo agoreros que nos advierten acerca de los supuestos daños que pueden sufrir nuestros riñones por seguir una dieta con una buena base de proteínas de calidad. No existe ningún estudio -actual ni pasado- que asocie una reducción de carbohidratos en la dieta con daños en el riñón. Esto es algo que comento con detalle en mi artículo dedicado precisamente a los supuestos daños en el riñón que producen las proteínas.

Mito número 4: Las dietas bajas en carbohidratos dañan el riñon.

Este mito es precisamente lo contrario de la realidad. Resulta que muchas personas que siguen dietas con alto contenido de carbohidratos ingieren una gran cantidad de fructosa, y pese a la incomprensible buena reputación que tiene, el consumo continuado de fructosa está demostrado que daña directamente el hígado. En mi libro La gran mentira de la nutrición dedico todo un capítulo a la gran mentira sobre la fructosa. Lejos de ser “mejor” que el azúcar, la fructosa es uno de los dos únicos componentes de la sacarosa, el azúcar blanca común, y los efectos de su consumo en exceso en nuestro organismo son incluso peores que los del otro componente, la glucosa.

Mito número 5: Si no comemos carbohidratos se muere el cerebro.

Esto, ademas de un mito, es una soberana estupidez. Los que promueven este mito suponen que la única forma de que nuestro organismo consiga glucosa es mediante la ingesta de carbohidratos. Pero, si esto fuese así -que lógicamente no lo es- ¿para que sirve la grasa que almacenamos como reserva energética? ¿Acaso no existe una ruta metabólica para la conversión de otros nutrientes en glucosa más allá de los carbohidratos? La respuesta a estas preguntas es obvia. El exceso de carbohidratos en nuestra alimentación se convierte en grasa que se almacena y posteriormente puede volver a convertirse en glucosa en caso de necesidad. ¿Para qué si no iba nuestro cuerpo a almacenar un combustible inútil? Pero para colmo, lo que demuestran numerosos estudios recientes es que el cerebro tiene la capacidad de lamentares de otros nutrientes además de la glucosa. Es cierto que requiere una pequeña cantidad de glucosa (entre 40 y 100 gramos al día) para funcionar, pero el resto del combustible lo puede obtener de otras moléculas y además todo apunta a que funciona mejor, a menor temperatura y con mayor agilidad cuando esto ocurre. De esto hablo con más de talle en mi artículo Beneficios de una dieta cetogénica.

Mito número 6: No se puede practicar deporte sin ingerir carbohidratos.

En el video de presentación del libro Cocinar sin Carbohidratos, ese señor con cara amable y magníficas dotes de comunicación que está sentado a mi derecha e interviene antes de mí es el Dr. en nutrición Jaime Brugos. Si las cuentas no me fallan tiene en el video 75 años. Pues bien, este señor -que lleva más de 30 años evitando los carbohidratos en su dieta- entrena a diario en su gimnasio. Pero que nadie piense que se hace unos minutillos de cinta o de bicicleta. Al contrario, Jaime Brugos practica uno de los deportes más exigentes, tanto en intensidad como en concentración y duración: el culturismo. No en vano, a sus 68 años ganó el primer certamen de fisioculturismo al que se presentó. Su masa muscular es envidiable, ya no sólo para una persona de su edad, sino para cualquier persona. Es muy difícil -por no decir imposible- pillarle un pellizco de grasa. ¿Puede alguno de los agoreros que promulgan que no se puede hacer deporte sin consumir carbohidratos explicarme esto? No, claro que no…

Mito número 7: Las grasas engordan

Las grasas engordan… claro, si se comen en exceso. Pero las proteinas y los carbohidratos -especialmente estos últimos- también engordan si se comen en exceso. Muchas personas defienden que debemos reducir mucho el consumo de grasas y aumentar mucho el consumo de carbohidratos, pero lo cierto es que esto han sido las recomendaciones nutricionales durante los últimos 50 o 60 años y sólo nos han llevado a la obesidad y a la diabetes, por no hablar de la proliferación de todo tipo de enfermedades degenerativas. Las proteínas y las grasas son nutrientes plásticos -además de energéticos- y son necesarios para construir los trillones de células que forman nuestro cuerpo. Los carbohidratos sólo aportan energía. Esa es la diferencia que muchos no quieren ver, obsesionados con ingerir energía y descuidando la regeneración celular que ocurre cada nanosegundo de nuestra vida en nuestro cuerpo. Reducir los carbohidratos aumentar el consumo de grasa no solamente no engorda, sino que para colmo adelgaza. En mi articulo El gran engaño del Siglo XX explico el engaño de la dieta y los carbohidratos con mucho más detalle.

Si te estás planteando comenzar una dieta baja en carbohidratos, olvida los mitos que hayas escuchado y céntrate en la realidad. La realidad es vivimos rodeados de pruebas que demuestran que una reducción de carbohidratos en nuestra alimentación tiene efectos muy saludables. Ten en cuenta que no todos los carbohidratos son iguales y en este sentido en nuestro libro Cocinar sin Carbohidratos diferenciamos claramente entre los carbohidratos asimilables, los no asimilables, la fibra (carbohidratos estructurales) y usamos los adecuados para mantener bajos niveles de carbohidratos en los platos, algo que además de ayudarnos a mantener nuestra línea tiene efectos altamente positivos en nuestra salud.

Consigue más artículos y recetas sin carbohidratos en tu email

Para recibir en tu correo electrónico las nuevas recetas y novedades del libro Cocinar sin Carbohidratos déjanos tu dirección de email aquí. Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic y es absolutamente gratuito.


Te avisamos con las novedades

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones cuando tengamos novedades importantes que compartir contigo

Síguenos en Twitter

Consiga ahora el libro Cocinar sin Carbohidratos a un precio excepcional